Año 1 d.s (Después de Switch) y su impacto en la industria

Iwata, contigo empezó todo.

Nintendo Switch ya tiene un añito a sus espaldas. Quién diría que desde aquel lanzamiento que ya queda tan lejano en el tiempo, pero cercano en nuestras mentes, habrían pasado tan solo 365 días.

Bueno, 367, porque aquí un servidor se ha dormido un poco con este dichoso reportaje. Mea culpa.

Aquella tableta con dos trozos de plástico a los lados llamados joy-con y con un cartucho tan pequeño como un chicle aplastado que llevaba un ser de luz como The Legend of Zelda: Breath of the Wild dentro entraron a saco en nuestro corazoncitos, cuales arietes del amor. Desde ese momento, desde ese 3 de marzo de 2017, Nintendo Switch no ha hecho más que crecer. Ha batido récords de ventas en prácticamente todos los países en los que se ha puesto a la venta -USA, Francia, Japón, España...- y, si tenemos que añadir el "prácticamente a la frase", es porque los británicos, a su rollo, parecen seguir resistiéndose un poco.

Ya caerán. Hasta ellos lo saben. Las cifras así lo dicen.

Nintendo Switch superó hace 2 meses las ventas globales de Wii U. Wii U estuvo en el mercado casi 6 años. El 31 de diciembre, Nintendo Switch llevaba a la venta 303 días.

Sin embargo, este idilio con el público que actualmente está viviendo la Gran N con su consola híbrida vino precedida de un auténtico drama con Wii U. Con el paso del tiempo no es desacertado decir que la anterior consola de Nintendo fue una suerte de sacrificio necesario para que Switch saliese adelante. La tecnología necesaria para que todo esto saliese como está saliendo actualmente, allá por 2012, aún no existía. Parece un poco drástico de decir, pero tan dura de enunciar es esta frase como cierta al mismo tiempo. De 2012 -año de lanzamiento de Wii U- a 2017 -año de lanzamiento de Switch- hay 5 años de diferencia y, si bien en una vida humana pocas cosas pueden llegar a cambiar en este tiempo, en el mundo de la tecnología un lustro es casi un siglo.

Wii U debería haber sido Nintendo Switch, pero nació en el momento equivocado.

Sin embargo, Nintendo siempre había tenido en sus afanes vitales conseguir crear una consola que sirviese para jugar a tus juegos favoritos tanto en el salón de tu casa mientras te comes un sandwich mixto como en el autobús de camino a la clase de las 8 de la mañana o al trabajo cuando aún las calles no están puestas. Wii U fue una especie de concept art llevado a la realidad de esta idea. Sin embargo, el hecho de sacar una consola al mercado a modo de prototipo también tiene sus cosas malas, como ya nos quedó bastante claro. Nintendo estuvo en entredicho durante mucho tiempo -quizá demasiado- entre la industria del videojuego por culpa de su propia dejadez. De su propio desdén. Y con esto no nos referimos únicamente a los consumidores; las propias desarrolladoras perdieron la confianza en la compañía nipona. Las empresas third-party pasaron por completo de portear sus juegos a Wii U -parece que los costes de estos desarrollos para Wii U también fueron siempre más altos que los de otras plataformas- y, si bien siempre se dice que lo que da valor a una consola son sus exclusivos, lo que consigue más ingresos siempre son los juegos multiplataformas de turno. Todos sabéis a cuáles nos referimos.

Ni siquiera los juegos first party del catálogo de Wii U, de bastante calidad todos y muy variados, pudieron sacarla a flote. La sucesora de Wii sufrió un lastre horrible durante sus 5 años de vida por culpa una campaña de marketing desastrosa.

No era raro hablar con algún amigo de dicha consola y que este te respondiese "es que no sé que es". Wii U pretendía ser una sucesora de Wii, al mismo tiempo que un paso previo a Nintendo Switch. Una mezcla de dos conceptos que, sin embargo, no podían ser más distintos. La gente no sabía qué estaba comprando.

La consola siempre trasladó una sensación de estar planteada con una mentalidad pesimista, de perdidos al río y con el único fin de ser una especie de sondeo de mercado tirando a la baja; "veamos cuánto vende nuestra idea sin publicitarla lo más mínimo". Si tenemos en cuenta esto, quizá su nivel de ventas no fue tan malo. Si lo comparamos con el nivel de 3DS y Wii, fue nefasto. Como decimos, una prueba; un concepto ilusionante llevado a la baja. Un sacrificio necesario.

La muerte de Wii U era una crónica anunciada. Llegado a cierto punto, la pobre consola se convirtió en una bola de cemento que pesaba demasiado dentro de Nintendo. Necesitaban deshacerse de ese ancla y, finalmente, el 1 de febrero de 2017 se confirmaba el cese de su producción a nivel mundial. Después de mucho tiempo, la consola de la tableta ultra gorda a modo de mando pasó a convertirse en objeto de coleccionista.

Sin embargo, para el momento de desaparición del mercado Wii U ya había cumplido. Este objetivo era dejarse paso a sí misma. A una versión de su propia idea pero ejecutada con la tecnología correcta. Una versión, esta vez sí, nacida en el momento correcto. 

La muerte de Wii U llegó 3 meses y medio después de que ya supiésemos que Nintendo NX ya era una realidad. Y que esa consola, además, en vez de llamarse NX iba a llamarse Switch. Además, en un tráiler que trascendió todo lo visto hasta el momento hasta el punto de convertirse en un evento más que en un simple vídeo, pudimos ver los elementos con los que contaba la consola. Dicha revelación se llevó a cabo el 20 de octubre de 2016.

  • Una base que convertía la consola en una sobremesa
  • Una pantalla tipo tablet, de 6,2 pulgadas de ancho y con un soporte trasero para sujetarla sobre superficies planas sin necesidad de pasar al modo sobremesa.
  • Dos joy-con que servirían para jugar a la consola como con el mando y el nunchaku de Wii y, también, para unirlos a la propia tableta y llevarte la consola en modo portátil.
  • Una base fija en la que se acoplaban los joy-con para hacer las veces de mando improvisado.
  • Otro mando "pro" que, finalmente, se vendería aparte y que acabó siendo extremadamente cómodo -a la par que caro-.

Pero lo realmente importante fue conocer que, aparte de todos estos elementos, Switch iba a recuperar por completo la confianza de gran parte de las desarrolladoras que habían desertado con Wii U. Sí, es cierto que con esta última dichas empresas también prometieron llevar sus títulos a su catálogo y luego pasó lo que pasó, pero esta vez había una diferencia muy grande: la consola estaba arrastrando a las masas. El público estaba entusiasmado con Nintendo Switch. Tantos años de sequía habían sido muy duros de soportar. La gente quería creer. Por ende, las mismas corporaciones también quisieron creer. Las ventas se olían.

La lista inicial de compañías yThird-Parties que confirmaron su presencia en el desarrollo de los títulos de Nintendo Switch. Una bocanada de aire fresco y esperanza.

Una vez se presentó definitivamente la consola, el 12 de enero de 2017, se conocieron todas las especificaciones más técnicas. Estas ya las sabemos todos, no os vamos a aburrir, pero si a dejar un vídeo recordatorio de DigitalFoundry por aquí abajo, por si queréis recordarlas.

Acto seguido se anunciaron los primeros juegos de salida. Esto, señores, fue el gran pistoletazo de salida de la híbrida de Nintendo; lo que realmente consiguió que el comienzo de esta entrañable historia que ya dura un año fuese feliz, en lugar de la tragicomedia que fue el de Wii U. Nintendo Switch tuvo unos primeros 4 meses magníficos, en los cuales salieron los siguientes títulos reseñables.

  • The Legend of Zelda: Breath of The Wild (03-03-2017. Juego de lanzamiento)
  • Mario Kart 8 Deluxe (28-04-2017)
  • Arms (16-06-2017)
  • Splatoon 2 (21-07-2017)

Es cierto que aquella promesa que se hizo desde Nintendo de que Nintendo Switch tendría un lanzamiento Triple A cada mes desde su salida quedó en parole, parole ya en mayo de 2017. Esto es innegable. Aquel mes tan solo salieron a la venta, como títulos destacables, la edición de Switch de Minecraft y Ultra Street Fighter II: The Final Challengers. Como aquel mayo en el que tuvimos que tocar un réquiem por una promesa han habido varios meses. Sin embargo, la cuenta de juegos en términos generales en el primer año de vida de esta híbrida ha sido aplastante en calidad. Este ha sido uno de los factores más importantes del éxito de la consola; un catálogo que ha recibido un flujo constante de juegos de un calibre inconmensurable y que han engrosado las opciones jugables de Switch a unos niveles envidiables para ser el primer año de vida de la misma.

Y, ¡qué demonios! No todas las consolas empiezan su andadura con uno de los mejores juegos de la Historia como título de lanzamiento.

The Legend of Zelda: Breath of The Wild también ha cumplido un año de vida. Se nota que sus desarrolladores saben que el título cuenta con un cariño especial por parte de lo usuarios y por eso nos regalaron esta fantástica ilustración el día de su aniversario. No dudamos, para nada, de que ellos también aman el juego que crearon.

¿Os acordáis del dramita de los juegos de lanzamiento de PS4 y Xbox One en su primer año? ¿Recordáis cómo toda la comunidad puso el grito en el cielo con ellas en sus primeros 365 días de vida y cómo, sin embargo, han aceptado en sus corazones a Nintendo Switch como si fuese aquel hijo inmigrante que ha tenido que irse a Alemania y que vuelve a casa por Navidad? 

En una industria en la que las consolas y los ordenadores son, cada vez más, centros multimedia tremendamente equipados y con opciones casi infinitas para hacer un millón de cosas aparte de jugar a videojuegos, Nintendo Switch probablemente sea la elección más incompleta de todos. No es posible negar esto. Algunas de sus carencias, además, siguen siendo básicas incluso a día de hoy; en una consola portátil es extraño que no haya aún ni una sola plataforma de visualización de vídeos. También es extraño que el chat de voz siga siendo inexistente, e incluso se pueden criticar los fallos de diseño incomprensibles en los registros del tiempo empleado en cada uno de los juegos, los cuales se borran un año después de haber comenzado a jugar a los mismos, como se ha podido saber hace unos días. Cual efecto 2000, pero con 18 años de retraso.

Nintendo ya está trabajando en una solución para este error, antes de que os echéis encima de mí.

Sin embargo, a muchos se les olvida que todos estos errores, toda esta falta de opciones y toda esta sensación que sigue rodeando a la consola de ser un producto en fase beta podrían empañar la calidad de un centro multimedia cualquiera, menos a una videoconsola. La magia de estas máquinas reside, en esencia, en jugar a videojuegos -¡¡¿¿NANI??!!- y esto Nintendo Switch lo hace como Dios.

Nintendo Wii U era un centro multimedia completísimo. Cuando salió al mercado quizá era el mejor, debido a que tenía prácticamente todas las opciones de las que disponían PS3 y Xbox 360 pero con la diferencia de que con el "tabletomando" podías disfrutarlas en cualquier rincón de tu casa. Y ya veis como acabó la cosa con la pobre consola. En todo este año de vida es cierto que en la nueva híbrida de la Gran N no hemos visto incorporado ni uno solo de estos servicios, pero a cambio, aparte de los títulos ya mencionados, hemos tenido todos estos otros.

  • Mario+Rabbids Kingdom Battle (29-08-2017)
  • Pokkén Tournament DX (22-09-2017)
  • Super Mario Odissey (27-10-2017)
  • Doom (10-11-2017)
  • The Elder Scrolls V: Skyrim (17-11-2017)
  • Xenoblade Chronicles 2 (01-12-2017)
  • Bayonetta 1+2 (16-02-2018)

Y, aunque aquí hayamos listado tan solo una pequeña porción de su catálogo, compuesta de títulos exclusivos y de ports destacables, existen muchos otros títulos que enriquecen las opciones de la consola tremendamente. Hay de todo, y para todos los paladares. Todo esto, recordamos, en tan solo 365 días de vida.

No queremos que este reportaje parezca una especie de alegoría de las bondades de la consola de Nintendo Switch. Es una consola que, tras un año de existencia, sigue teniendo unos fallos muy básicos y poco comprensibles. Sin embargo, esta sana afición que nos engloba a todos -los videojuegos, por si os habéis perdido- siempre ha tenido entre sus objetivos alcanzar ese punto en el que, por fin, pudieras disfrutar de esta forma de vida allá donde estuvieses. A la par de poder compartir este, nuestro hobby, entre todos los locos que hemos decidido tomarnos esto un poco más en serio que, simplemente, para echar un FIFA de vez en cuando. 

Nintendo Switch es la esencia del videojuego hecha realidad. Es poder disfrutar de tu título favorito allá donde vayas. Es poder sumergirte en mundos ficticios, representados de una forma utópica gracias a las bondades de las nuevas tecnologías, desde cualquier rincón del mundo. Es estar en varios universos al mismo tiempo, y poder compartir esas distintas realidades con el señor de 80 años que se sienta al lado tuyo en cada viaje de autobús de las 8:30. O con tu novia. O con tu padre. O con cualquier persona que se te antoje. Es la destrucción de algo tan mundano como las barreras físicas. Es globalización.

Y, sobre todo, es la vuelta de Nintendo a la industria del videojuego. Es devolver a esta compañía, que a muchos les ha marcado sus infancias y juventudes y que ya forma parte del floklore moderno global, al lugar privilegiado que jamás debió abandonar.

Switch ha sido la segunda salvadora de esta empresa. Cual NES en 1983, la ya renombrada Nintendo NX nació hace un año para salvar a la Gran N del ostracismo. Para evitar la pérdida de su magia. 

El impacto de Nintendo Switch en la industria del videojuego ha sido enorme, pero al mismo tiempo muy sencillo; porque Nintendo Switch nos salvó de perder a Nintendo.

Nintendo Switch nos devolvió a Nintendo.

bird16.png

Síguenos

@sopla_cartucho

 Miguel Bañón - @MBanonFdZ
Miguel San Martín - @M15Gameplays
Pablo Blanco - @GalaxyPaul
Youtube 16.png

También en Youtube

Análisis 16.png

Análisis

Avances 16.png

Avances

Calendario 16.png

Top lanzamientos

Please publish modules in offcanvas position.